UNA LEY DEL ABORTO EN CONTRA DE LA VIDA

Sí se puede gobernar con ideales y valores, de hecho la sociedad los necesita, los grita y clama, pero ni sabe encontrarlos, ni definirlos, ni defenderlos. Mejoremos aquellos que defendemos la vida nuestra comunicación, nuestros argumentos, y que la sociedad entienda que no vamos en contra de ella sino todo lo contrario, caminamos junto a ella, a su favor. Que vean en nuestros argumentos herramientas de respeto, que vean coherencia de vida.

Lo peor de esta ley es que ni se define lo que el gobierno entiende por malformación.

¿Malformación fetal causa para matar? Soy de los que piensa que cada uno de nosotros debemos ser respetados, cuidados y queridos por lo que somos y no por lo que el entorno nos dice que tenemos que ser y hacer. Precisamente gracias a esas diferencias personales, culturales, físicas y psíquicas somos “ricos”… Yo me pregunto ¿Un malformado no es aquel que decide sobre la vida de otros hasta el punto de negarle el derecho de vivir? ¿Quién es un malformado? ¿Un ser humano que nace sin piernas o con cualquier otra enfermedad? Para mí un “mal-formado” es aquel que no cuida y respeta las diferencias, que no custodia  a los demás, especialmente a los más necesitados, que no integra todas las sensibilidades, que concibe el defecto físico o psíquico como causa para matar y no para integrar. Pero sin embargo a ese “mal-formado” le quiero y aprendo de él, porque me enriquece, porque es así, y jamás justificaría que atentaran contra su vida, contra su libertad personal, y solo puedo respetarlo y admirarlo por lo que él libremente ha decidido ser.

¿Qué maldad existe en una persona con una anomalía física o psíquica? ¿O quizá en términos económicos es un lastre para nuestra pobre, ruin y vacía sociedad del “bienestar”?. Una sociedad llena de complejos, una sociedad que juzga terriblemente, entrando a matar literalmente, que anula las diferencias en lugar de respetarlas, que entiende la libertad como aquella actividad de poder hacer y deshacer sobre la vida de los demás.

Una sociedad que proyecta inseguridades personales en los demás, que juzga en base a titulares, que no escucha ni tiene intención de hacerlo. Una ley que niega el derecho fundamental a la vida que de manera indirecta dice quién es digno o no de nacer, una ley que mata sin dar la cara, una ley mala muy mala.

Qué maravilla seria tener una sociedad que en lugar de legislar tanto nos fomentara desde pequeños la importancia de la formación personal, del respeto  a la opinión contraria, de la negación como algo enriquecedor y no como límites a nuestra libertad.

De la importancia de opinar con parámetros formados habiendo profundizado en lo que se va a establecer como “cierto”, y teniendo la humildad de reconocer, en el caso de estar equivocados nuestro error, de lo contrario, ¿Cuántas veces leemos solo aquello que queremos escuchar, o juzgamos por meras suposiciones sin tener en cuenta las consecuencias de nuestros juicios?

Esta ley hace mucho daño precisamente por no tener la valentía de defender algo vital como es la vida. ¿Se es más libre por entender como libertad tener el derecho a matar?

Un avance sin valores es un retroceso sin control.

Una fórmula sencilla: HOMBRES BUENOS, CONDUCTAS BUENAS = LEYES BUENAS

Javier Pacheco Doria

Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: