EL OPUS DEI, INTERMEDIARIOS DEL CIELO

Muchos de los que hayan leído el título, o bien habrán dejado de leer, o pensarán”: ¿el Opus?, dicho sea de paso, denominación que no me gusta y denota poco conocimiento sobre la Obra, cuyas connotociones no se ajustan a la realidad…

Soy el primero que hay algunas cosas que no entiendo, y en ocasiones he mostrado mi desacuerdo, y al igual que lo reconozco, creo que me pude equivocar: “antes de pensar en haber creado algo asegúrate de haber leído lo suficiente”. Quizá no me informé correctamente, dejándome llevar, opinando a base de titulares, sin ser objetivo sobre esos temas y, por supuesto, caer en juicios premeditados. Fui poco valiente, era más fácil justificar una manera de vivir en lugar de buscar la verdad, punto final.

No entender algo no significa que ese algo esté mal por sistema. ¿Cuántas cosas no conocemos o no sabemos? Lo peor de todo es conocer de oídas fórmulas, intentar resolverlas, y cuando faltan datos o elementos clave, el resultado es erróneo, como es normal.

Y sí, como en toda organización formada por personas estas pueden equivocarse, y muy injusto es atribuir a una familia entera las faltas particulares. Lo digo por aquello de: “Pues yo conozco una persona del Opus Dei que…” Las conoces tú, como las conozco yo.

Dicho esto digo: ayer tuve la suerte de estar en Torreciudad, Santuario dedicado a la Virgen, en una Jornada dedicada a las familias, pilar fundamental de una sociedad civilizada y avanzada.

Fui en agradecimiento a un acontecimiento personal…

Familias de todas las procedencias, con sus virtudes y problemas, alegrías y penas, pero con un objetivo y lucha común: santificar día a día el caminar del matrimonio y familia, donándose a los demás miembros del “equipo”, rezando, luchando juntos contra las adversidades que depara la vida con una meta conjunta; llegar al Cielo sabiendo que nadie dijo que fuera fácil, pero sí valdría la pena. 

Se respiraba paz, servicio, alegría, ilusión, esperanza, y ya solo por eso, merecía la pena conocer más y mejor al Opus Dei.
  
 Evidentemente no era un concierto donde la diversión, la música y tus amigos hiciesen que tu cuerpo se viniera arriba, fue un día en donde el alma te pedía aplicar esas directrices toda la vida, y repetirte sin quererlo: “yo quiero tener esta melodía toda mi vida”.

Pues bien, todo camino en la vida pasa por una fase de necesidad, de búsqueda de soluciones y alternativas, de elegir la opción y de aplicar, vivir, luchar y disfrutar de lo elegido.

El Opus Dei, es el intermediario perfecto para seguir y vivir las enseñanzas de la Iglesia, para vivir sirviendo en tu día día a los demás intentando con alegría e ilusión caminar por el sendero que la vida te depara. Cada uno tendrá su camino, sus etapas, pero con una meta común, el Cielo.
Yo no soy de la Obra, solo sé que en momentos difíciles, sin rumbo, siempre un “intermediario”, a costa de nada, gratuitamente, me ha ayudado a volver a mi camino.
Y como es de bien nacidos ser agradecidos os animo a conocer un poquito más esta propuesta de entender la vida que os aseguro os llenará de fuerzas, esperanza e ilusión en vuestro caminar.
Pd: Video maravilloso de Don Javier Echevarría y la familia http://youtu.be/dSbrvQPS14Y
Javier Pacheco Doria

Etiquetado , ,

2 pensamientos en “EL OPUS DEI, INTERMEDIARIOS DEL CIELO

  1. Marc_Barcelona dice:

    Me ha gustado mucho. Está muy bien… pero déjame poner un pequeño “pero” 🙂

    A ver hablas, de pasada, que has cosas que no entiendes (y que de hecho alguna vez has expresado tu desacuerdo). Pues hombre, estaría bien que explicaras o citaras algunas (no hace falta que sean todas) de las cosas que no entiendes y que discrepas.

    Lo digo por aquello de mantener el equilibrio, la imparcialidad, la objetividad.

    En fin, que me parece que la entrada quedaría redonda si la completaras por esa vía. Es mi opinión, y puedo estar equivocado. Javier, en todo caso, de verdad: enhorabuena por tu blog!

    • Marc:
      En primer lugar muchas gracias por tu comentario.
      No entendía la temprana edad en la que uno podía saber su vocación. No entendía el porqué los clubs de la Obra en su grandísima mayoría solo iba gente de los mismos colegios y no también gente del barrio, no entendía algunos aspectos para ser de la Obra…algunos temas que después de preguntar en lugar de opinar sin consultar he resuelto y algunos que todavía me cuesta entender. Eso me lleva a recapacitar y pensar uno, o que debo formarme más, o dos, confiar y quedarme con todo aquello maravilloso que aporta el Opus Dei a la Iglesia y a la sociedad.
      Creo que hubiera sido injusto solo soltar aquello que no entiendo, generando rumor, en lugar de aportar aquello que sí entiendo y tanto me ayuda.
      Un saludo y de nuevo gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: