Archivo de la etiqueta: Constitución

SEÑOR RAJOY

Con este escrito no pretendo hacer reír dado que la situación es para llorar. Sobran presentaciones dado que esto es público y el remitente aparece en el blog, sin embargo a usted pensábamos que lo conocíamos y hoy muchos le desconocemos.

Quiero que le haga llegar a sus asesores que prohibir abortar quizá le quitaría algún voto que otro, y repito prohibir en su totalidad, no modificar una ley y poner otra de plazos, que sería más de lo mismo, y conllevaría no haber entendido algo tan sencillo como el derecho a la vida. Se le olvida a sus estrategas que también pueden perder votos con las medidas adoptadas.

Una prohibición positiva que salvaría millones de vidas que tanto usted como el remitente sabemos que lo son. También está prohibido matar a un humano más desarrollado o cometer delitos de otra índole y la sociedad en el fondo lo agradece. A veces prohibir algo resulta que salva vidas, ¿es curioso verdad?

Y si tan importante es la unanimidad de pensamiento en un partido, o a la hora de votar una determinada ley, ¿para qué queremos mantener a tantos diputados si tampoco van a poder votar algo diferente? con un par de ellos bastaría y nos ahorraríamos un buen dinero.

Si fuera por consenso social, dado que eso es lo más importante, no pregunte a la sociedad que es lo que haría con sus representantes políticos porque estoy convencido que ese consenso no le gustaría. Y usted sabe que el consenso social puede estar equivocado…

No nos mienta más. Ya sé que usted en su posesión de la verdad y con toda la información que maneja tendría mil motivos para justificarlo todo. Muchos le dimos mayoría absoluta para que gobernara tranquilo, para que pudiera aplicar su programa sin la necesidad de que se lo bloquearan, y ahora resulta que justo en este tema quieren consenso cuando no lo han querido nunca. ¿Se imagina sí hubieran preguntado o hubiera sacado estudios sobre lo que pensaba el ciudadano sobre la subida del IVA? no creo que ese consenso le hubiera dado la razón.

Hay muchas cosas curiosas y para llorar repito, pero me resulta extraño tanta falta de coherencia porque para algunas cosas la ley y lo escrito es intocable y para otras si lo escribí no me acuerdo.

No sé a qué espera para calmar las aguas en mi tierra, Catalunya, no sé a qué viene el imprudente silencio, o sus pletóricas frases hechas, porque ya le adelanto que si a Mas se le ha ido de las manos a usted se le va a ir dentro de poco también. No sólo basta contestar con recursos…No es tan importante lo dicho como lo trasmitido…

Unas instituciones lentas, muy lentas, terriblemente politizadas. Un Tribunal Constitucional que tarda años en contestar recursos que requieren rapidez. De nada sirve poner un recurso de inconstitucionalidad a una ley y que pasados 5 años todavía no se haya pronunciado al respecto, dado que durante esos cinco años esa ley se sigue aplicando. Eso sí, para la ley de consultas bien que se contestará rápido, pero para la ley del aborto del pasado gobierno ni “mú” todavía.

Señor Rajoy desde la sensatez que sé que entre su mirada esconde defienda la vida en toda sus etapas, la familia tradicional, la muerte natural, la complicidad y diálogo entre culturas dentro de nuestra cultura común. No se refugie únicamente en los manuales de derecho y las leyes para contestar, en las encuestas,  sea más cercano y coherente. Y ya que mantenemos todas las televisiones públicas y todas son la ruina utilícenlas para generar política en mayúsculas, digo yo no sé.

Para terminar señor Rajoy me siento estafado por haber confiado mi voto a un político que le ha compensado más un voto que una vida. Me siento estafado y avergonzado por vivir en un lugar llamado mundo en donde defender lo justo se considera anticuado y es motivo de descalificación,  como si la veracidad o bondad de las cosas las estableciera ese consenso del que hablábamos. Matar estaba mal antes, está mal ahora y estará mal siempre.

 
Javier Pacheco Doria

Etiquetado , , , ,

SE ACERCA LA FECHA, SE AGOTAN LAS NEGOCIACIONES

Se acercan fechas complicadas para la relación Cataluña-España. No hay marcha atrás ni entendimiento posible salvo la aplicación estricta de la Ley.  Situación más que lamentable, pero la falta de voluntad por ambas partes requiere  ahora sí de contundencia. Una contundencia que al haber estirado tanto la cuerda suena peligrosa y deseemos no acabe en una violencia y odio incontrolable. Odio dicho sea de paso que cada vez va a más. Una contundencia legal necesaria al haberse agotado las vías del consenso racional. El incumplimiento de la ley puede acarrear perder la autonomía siendo el estado quien asuma el control.

La competencia de educación cedida a las diferentes comunidades autónomas cuando se promulgó la carta Magna  hizo que se crearan varias historias al margen de la verdad histórica moldeándose a los intereses particulares de las partes interesadas.

Los derechos y libertades de los diferentes pueblos y su reconocimiento en nuestra Constitución marcan un antes y un después, y negar esto es no conocer ni querer entender absolutamente nada.

La población fue educada desde la Administración Catalana y desde los medios de comunicación afines con mensajes persuasivos orientados a generar un posicionamiento claro: “España es un enemigo a batir” y se trabajó eficazmente para aprovechar cualquier debilidad para establecer un “todo”, que ayudara a apartar lo positivo, y se centraran esfuerzos en magnificar aquello que apoyara ese odio irracional. Y de tanto repetirse una mentira o media verdad se la han acabado creyendo. Me viene a la cabeza la película “la ola”, os la recomiendo para entender lo peligroso que puede llegar a ser una masa manipulada y descontrolada.

Desde la administración central, la falta de reacción positiva y explicativa, la actitud reactiva y el silencio, han contribuido a generar el cuadro clínico que actualmente estamos sufriendo. Sumándole a todo ello la corrupción de la casta política que ha ayudado a que nadie abriera la boca por miedo a que el otro destapara la caja de pandora del “contrario” (caso Barcenas, Palau, tres por ciento, comisiones, familia Pujol, CIU, PP, tripartit…) ( todos lo sabían y debía haber sido denunciado en su momento sin miedo y por dignidad democrática, y unos por otros negociaron desde el miedo, cuyas consecuencias las pagamos todos menos ellos…) Un sistema llamado democrático y de derecho y que no ha sido más que un sistema que ha permitido a nuestros gobernantes robarnos nuestra identidad, dignidad y derechos,  lucrarse sin compasión de una ciudadanía que salía de una dictadura y deseaba libertad y que ha sido acallada durante años por un totalitarismo político camuflado y vestido de libertad.

Un genocidio a nuestra dignidad como ciudadanos, personas, que requiere soluciones y no discursos vacíos de consenso.

Por un lado desde Cataluña se dice que lo democrático es votar. Efectivamente ante esa aseverarte y sencilla afirmación nadie con sentido común podría estar en contra. Saben perfectamente lo que la gente quiere escuchar, la falta de formación legal de sus ciudadanos y en la situación que se encuentra la parte sentimental de identidad.

Sin embargo esa afirmación tan peligrosa como manipuladora quiere generar aun más odio haciendo entender que desde España son totalitarios, y por desgracia lo han conseguido, unos por manipuladores y otros por bobalicones acomplejados o soberbios imprudentes.

En nuestra Constitución, que cabe recordar es la Ley de leyes, es decir, ninguna ley puede llevarse a cabo si va en contra de Esta, se recogen los parámetros para modificarla. Yo no me niego a la independencia, me niego en rotundo a la memez incontrolada de manipulación persistente por parte de la Administración catalana en conseguir por medio de la ilegalidad algo que se podría conseguir con argumentos, si los tuvieran, desde el consenso social, sin la utilización de frases y afirmaciones “tabú” que confunden y generar una vez más odio. Quién va estar en contra de votar para decidir. Lo que esconde es que afecta a toda España y que esa votación y decisión no solo la puede tomar una de las partes sin contar con el conjunto de las partes implicadas. Actualmente nuestra Nación es indisoluble y ninguna administración autonómica puede hacer un referéndum unilateral que implique al conjunto del estado.

La Carta Magna puede modificarse. Existen dos procedimientos dependiendo de lo que se quiera modificar. Si se tratase de asuntos que no requieran la modificación de la estructura del estado el proceso es mucho más sencillo (proceso ordinario) y solo requiere una mayoría absoluta del parlamento sin necesidad de disolver las cortes y hacer referéndum (recordemos la reciente modificación en escasos días del art.135 sobre la deuda pública). En ese momento y sobre ese tema la mayoría parlamentaria estaba de acuerdo y se modificó (importante recordar que el parlamento es la representación de la voluntad del pueblo que ha sido elegido libremente en unas elecciones). Y no se trata de qué cuando se quiere se puede modificar sino cuando se puede.

La independencia de Cataluña  al tratarse de un cambio que afectaría a la estructura del estado el proceso es más complejo. De entrada requiere de una mayoría parlamentaria que actualmente no existe, en el caso de haberla habría que disolver las cortes y hacer referéndum para hacer un nuevo gobierno que con esa mayoría modificara lo que quisiera. Es sencillo por tanto, como no hay mayoría sobre este tema, no hay tema a discutir (de momento), habría que conseguir con argumentos democráticos, formar coaliciones políticas que eliminen el bipartidismo y se consigan mayorías en las próximas elecciones que hagan un parlamento capaz de modificar la Constitución en todos los aspectos que los nuevos gobernantes quieran.

Dejémonos de tanto victimismo y enormes imprudencias, que si se nos va de las manos, las masas son casi imposibles de controlar. Déjense de complicarnos la vida y aplicar de una vez por todas un poco de humildad y responsabilidad.

Javier Pacheco Doria

Etiquetado , , , ,